sábado, 11 de diciembre de 2010

SALSA MUSELINA CLÁSICA

Esta salsa es una variante de la salsa holandesa, maravillosa para langostinos cocidos y pelados o vieiras gratinadas, para lenguados al horno, merluza al vapor...

Ingredientes:
150 grs de mantequilla
3 yemas de huevo
3 cucharadas de agua -también se puede utilizar cerveza, vino blanco o cava-
100 grs de nata batida -pero no del todo-
unas gotas de zumo de limón
pimienta negra molida
sal

Elaboración:

Poner dos cacerolas con agua al fuego y cuando comiencen a hervir introducir en ellas dos cazos (baño maría) uno con la mantequilla para que se clarifique y el otro con las yemas, el agua -o el líquido elegido, como puede ser cerveza, vino blanco o cava- el jugo de limón y la pimienta. Con una varilla remover el cazo que tiene las yemas y cuando empiece a espesar ir añadiendo lentamente sin dejar de mover.
Hemos obtenido la salsa holandesa, pero la vamos a convertir en una maravillosa salsa muselina:
Agregamos a esta salsa la nata previamente montada y mover hasta que emulsione completamente. Finalmente ponemos la sal y remover un poco más.
Esta salsa tiene que dejarse al baño maría hasta la hora de servir, o bien poner un recipiente metálico en la mesa donde la vamos a servir, con agua caliente y dentro una salsera de loza con la muselina, porque hay que servirla caliente. No debe hervir nunca si no queremos que se nos corte.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada