sábado, 3 de diciembre de 2011

CROQUETONES DE BACALAO

Ingredientes:
200 grs de bacalao desalado y despinado muy picadito
3 cucharadas de harina de repostería
1 cebolla mediana picada
2 dientes de ajo picados
perejil picado (el congelado es fabuloso)
la punta de una cucharadita de nuez moscada
pimienta blanca molida
leche caliente
1 nuez generosa de mantequilla
aceite de oliva para freirlos
2 huevos batidos para rebozarlos
harina de freir para rebozarlos
pan rallado con perejil y ajo para rebozarlos

Elaboración:
En una sartén grande o wok antiadherente se pone la mantequilla, la cebolla y el ajo y se dora a fuego medio. Cuando vemos que ambos empiezan a tomar color se pone una primera cucharada de harina y se mezcla todo muy bien, luego la segunda y se continúa mezclando muy bien y ya por último la tercera y  lo mismo: se mezcla todo muy bien. Se sube el fuego y se va añadiendo un poco de leche y se mezcla todo, y es el momento de poner el perejil. Cuando veamos que la mezcla va necesitando más leche se va echando muy poco a poco para que no salgan grumos, sino que se vaya haciendo una bechamel perfectamente fina y suave. A mí particularmente me gustan las croquetas muy suaves, para nada pastosas o duras. Así que cuando vemos que la bechamel está hecha una crema, continuamos cociéndola hasta que veamos que se despega fácilmente de la sartén. No debe saber a crudo. Ahora es el momento de añadir el bacalao. Se mezcla todo muy bien y se deja un minuto cocer junto con la bechamel. Se aparta y se vuelca en una bandeja plana o en un plato grande llano y se deja enfriar a temperatura ambiente. Cuando esté bien fría se puede envolver en papel film y guardar en la nevera hasta que la necesitemos al día siguiente.
A la hora de formarlas, se cogen porciones generosas con ayuda de una cuchara, se hace una bola y luego se le da la forma deseada, o de croqueta o de bola. Se pasan primero por harina, luego por el huevo y finalmente por el pan rallado, cuidando de que queden bien selladas para que al freirlas no se nos escape la bechamel y la liemos, jajaja.
En una freidora con suficiente aceite de oliva bien caliente se van friendo poco a poco, nunca poniendo un montón encima de otras, hasta que estén doradas y a servir. Frías están buenísimas. Espero que os guste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada