miércoles, 3 de noviembre de 2010

FLAMENQUINES DE PANCETA Y PIÑONES

Ingredientes:

1 trozo de lomo de cerdo de 1 kg bien limpio de grasa
500 grs de panceta o bacon muy finamente cortadas
100 grs de piñones españoles (son más pequeños que los chinos, pero mucho más sabrosos)
250 grs de acelgas (sólo las hojas verdes)
sal
pimienta
mostaza de Dijón
2 huevos
pan rallado

Para la bechamel:
medio litro de leche
1 cucharada de mantequilla
2 cucharadas de harina
media cebolla rallada
1 pizca de curry de Madrás
50 grs de orejones de albaricoque que habremos puesto en remojo 3 horas antes

Preparación:

Se mete el lomo de cerdo en el congelador y cuando esté lo suficientemente duro, sin llegar a la congelación total se corta en finísimas lonchas lo suficientemente grandes para luego poder enrollarlas. Si se tiene un cortafiambres el corte saldrá expectacular, si no, con mucho cuidado hacerlo con un cuchillo bien afilado, por ejemplo el que usamos para cortar el jamón. Se salpimentan las lonchas y se untan con un poco de mostaza de Dijón y luego se le colocan muy bien puestas las lonchas de bacon, así como las acelgas cocidas y tiernas y bien escurridas. Finalmente se le pone los piñones y se van enrollando hasta darles la  forma característica de los flamenquines. Se pasan por harina, luego por huevo y pan rallado y se les clava unos mondadientes para que no se abran y se meten en el congelador como una hora para que tomen cuerpo. Mientras están en el congelador procedamos a elaborar nuestra bechamel especial.
En una sartén ponemos la cucharada de mantequilla y la cebolla rallada. Luego el harina poco a poco hasta que quede bien ligada con la mantequilla y la cebolla y sin grumos. Luego se le va añadiendo la leche muy poco a poco hasta desleirla por completo. Se le añade la pizca de curry y los orejones bien escurridos y picaditos. Se deja al fuego hasta que veamos que la bechamel está a nuestro gusto, y que no sepa a crudo.

Encendemos la freidora. Sacamos los flamenquines del congelador, les quitamos los mondadientes y freimos hasta que estén dorados.
Los cortamos en trozos como de 3 centímetros o un poco más.
En platos rectangulares ponemos 6 cucharadas de bechamel en cada plato y encima clavamos un trozo de flamenquín en pie y servir muy caliente.










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada